Sello de Buena Práctica Iberoamericana leer.es

martes, 16 de diciembre de 2014

A MODO DE DESPEDIDA...UNO DE MIS CUENTOS FAVORITOS!

El húsar de Ferenc Herczeg

Cierto día, al levantar nuestra vieja casa familiar, descubrí, detrás de la estufa, una cajita llena por completo de papeles amarillentos y diversos trastos. ¡Toda la prendería de la juventud! Revolviendo aquellas cosas viejas, tropecé con un pequeño húsar de cuero, cuya vista, repentinamente, despertó en mí recuerdos adormecidos de la infancia, que echáronse a volar en torno mío como mariposas multicolores.
     Lo cogí con la mano y lo limpié, quitándole el polvo y las telarañas. ¡Cómo lo había estropeado el tiempo! Su rostro estaba horriblemente acuchillado, carecía de nariz y, en algunos puntos, su esqueleto de alambre y las crines de que estaba lleno agujereaban el viejo uniforme; a pesar de esto, aquel guerrero de dos pulgadas me contemplaba con unos ojos fijos y rudos, como miraría un inválido que se viese después de veinticinco años en presencia de su general.
    Recordé los gloriosos combates que sostuvimos juntos en el gallinero, y con qué miedo golpeábamos a la tropa altiva de los pavos cuando caíamos sobre ellos con clamores guerreros.
    ¡Qué distinto era todo en aquel tiempo! El Universo terminaba en las colinas próximas plantadas de vides; la casa era un dominio; el patio, una provincia; el palomar parecíanos una torre vertiginosa, y el cenicero de la estufa, una caverna.
 Un limaco encontrado bajo el cobertizo, una rana extraviada en la fuente, tales eran los grandes acontecimientos de la jornada; un botón de dormán, un cartucho vacío hacíannos ricos.
    Los muebles del cuarto eran como seres vivos, y cuando bajo el imperio de la cólera dábamos patadas a la mesa, volvíamos en seguida a acariciarla para entrar de nuevo en su amistad.
    A veces, desde el fondo del pozo, unos rostros de niños sorprendidos y curiosos nos miraban, y los platos de confitura de nuestra madre estaban custodiados por un hombre negro, en el que apenas si creíamos, pero hacia el que, sin embargo, sentíamos un miedo muy grande.
    En la sombra suave situada ante la casa, perseguíamos los abejorros de amenazante vuelo, y, en cuanto la campana había tocado el ángelus, el cansancio pesaba sobre nuestros miembros y gustábamos montarnos sobre las rodillas de nuestra madre, donde cada uno teníamos nuestro puesto, mi hermana y yo.
    Como ante mí se hallaba la cuna vieja, rememoré durante largo tiempo la olvidada figura de mi hermana Vitza, a quien la difteria había arrebatado a la edad de cinco años. Era dos años más pequeña que yo, y pronto haría veinte que la mano descarnada de la muerte había segado aquel vástago humano. La herida que aquella desgracia nos había causado habíase cicatrizado lentamente; los rasgos de mi hermanita habían desaparecido de mi memoria, y a los diez años de su muerte sólo alguna que otra vez la recordaba.
    En aquel instante la volví a ver de repente con una maravillosa claridad. Era una criatura encantadora; ceceaba un poco al hablar y llevaba la cabeza algo inclinada. Su nombre verdadero era Victoriana, pero la abuela, no pudiendo familiarizarse con aquel nombre barroco, le había dado el diminutivo de Vitza.
    La sangre de mi hermanita hervía; era una niña que no estaba nunca quieta; daba mucha guerra en la cocina, y cuando mi madre blandía la escoba para castigarla, se escapaba bailando al patio. A mí me quería mucho; era crédula como todos los niños que tienen buen corazón, y decía que habría preferido ser muchacho.
    A esto se debía que ella fuese la más ferviente admiradora de las hazañas musculares que yo realizaba en la verja del jardín, y si alguna vez la engañaba contándole la parte por mí tomada en las luchas que organizaba con los muchachos zíngaros en los alrededores del pueblo, veía lucir en sus ojos la llama del más sincero entusiasmo.
    La pobre Vitza experimentaba una adoración sorprendente por mi húsar de cuero. Constituía el único objeto de sus sueños, y su amor hacia aquel militar contristaba hondamente con su infantil existencia.
    Cuando quería expresar que una cosa era bonita, encantadora y aun sublime, decía:
-¡Es como el húsar!
    Nuestros padres no se fijaban en la extraña pasión de Vitza. En cuanto a mí, estaba bien seguro de que ningún otro húsar, por mucho que se pareciese al mío, le habría gustado del mismo modo a mi hermanita. Era el mío, precisamente el mío, el que la fascinaba.
    Una vez el húsar estuvo en su poder:
Con ocasión de mi santo, me regalaron un traje nuevo y un reloj. En el primer transporte de alegría corrí a casa de mi abuela para que me admirara. En el patio de la casa había un inmenso gallinero sobre el cual yo tenía costumbre de subirme para lanzar algún quiquíriquí. Hice lo mismo aquel día y Vitza, que se había quedado abajo, aplaudía con el mayor entusiasmo. Pero nuestra alegría acabó muy pronto, porque, al bajar, me enganché en un clavo y me hice un desgarrón de cinco dedos en el codo de mi chaqueta nueva. Yo comencé a llorar y mi hermana palideció de terror. La abuela, adentro, estaba confeccionando unas apetitosas golosinas; pero no entramos, y con el corazón en un puño, nos volvimos a casa. La pobre Vitza, que caminaba a mi lado, tomaba una parte muy grande en mi desgracia.
    De pronto me cogió de un brazo.
-Oye, Didi, no llores; yo te lo arreglaré.
-Pero -pregunté yo, con una voz llena de desconfianza-, ¿sabes tú coser, Vitza?
-¿Yo? Vas a verlo; coso tan bien que nadie lo notará.
    De vuelta a casa, me oculté en la bodega y Vitza comenzó a dar vueltas alrededor del cesto de costura de mi madre, hasta que logró apoderarse de cuanto necesitaba. Provista de una aguja, de un ovillo de hilo, de unas tijeras y de un dedal vino a mi encuentro. Me tumbé a lo largo de una cesta de junco, y Vitza, arrodillándose con un aire grave, se puso a coser la chaqueta, dando grandes puntadas. Cuando hubo terminado, ella fue la primera en contemplar su obra con una mirada desconfiada: la chaqueta era azul obscura y el hilo era blanco. Pero en el acto, su imaginación vivísima se puso en camino de arreglar la cosa: fue a buscar tinta y, con la punta del dedo, ennegreció el zurcido tan bien, que desapareció el contraste y no se notaba la costura.
    En medio de la alegría que esto me produjo, cometí una falta de la que no tardé en arrepentirme. Le regalé a Vitza mi húsar. Mi pobre hermanita no quería creer a sus ojos y se puso pálida de contento.
    -Didi, ¿me lo das de veras?
-Te lo doy, Vitza.
-¿Para siempre?
-Para siempre.
-¡Júralo!
-Lo juro.
    Vitza cogió al húsar y corrió hacia el jardín dando gritos de alegría.
   Por la noche, cuando llegó la hora de irnos a la cama, Vitza se arrodilló en la camita, recitando sus oraciones con el húsar bajo el brazo.
    Al desnudarme, la manga de mi chaqueta se desgarró otra vez por el codo.
-¿Qué es eso? -gritó mi madre.
¡Horror! Vitza había cosido la manga de la chaqueta con la camisa.
Mi madre no pudo contener la risa, a pesar de su enfado. El conflicto se resolvió dándome unos ligeros papirotazos.
    Al día siguiente, muy temprano, Vitza se puso a jugar con el húsar, y la envidia comenzó a devorarme.
    Pensé que nuestro pacto era nulo, porque Vitza había arreglado mal la chaqueta, y mamá lo había notado. En consecuencia, yo quedaba desligado de mi juramento y el húsar debía serme devuelto.
    De aquel razonamiento surgió una disputa con Vitza, que, inflamado el rostro de ira, acabó por arrojarme el húsar a los pies.
    -Toma, para ti, no lo necesito.
    A partir de aquel momento, guardé mi tesoro más celosamente que nunca. El valor que tenía para Vitza me lo hacía más querido. Cuando me iba al colegio, tenía cuidado de esconderlo, unas veces en la bañera, otras bajo un mueble, pero a pesar de todo, no dejaba de advertir que durante mi ausencia alguien había ido en busca de mi tesoro. Entonces busqué mejor escondrijo, y cuando jugaba en el jardín con mi húsar, mi hermanita seguía con una tristeza celosa todos mis movimientos.
    ¡Pobre Vitza! Con ser su vida tan corta no pudo evitar a su alma la angustia de un deseo imposible.
    Súbitamente cayó enferma.
Declaro que la envidié sinceramente. No conocía estado más agradable que el de enfermo. Le metían a uno en la cama, le arropaban con mimo, le colocaban mullidos almohadones, papá y mamá le acariciaban y, en tomando una pizquilla de algo que le dieran, inmediatamente se hacía acreedor a un premio de bombones, dátiles o naranjas.
    Para separarnos, me instalaron en casa de la abuela. La casa estaba junto a la iglesia y desde nuestro patio veíanse las dos grandes torres góticas; el zumbido de las campanas hacia vibrar los vidrios de las ventanas. Desde las paredes del cuarto donde dormía, me miraban unas señoras de largos cuellos. Pero lo que más excitaba mi interés era, sobre la cómoda, un viejo reloj de música. ¡Qué reloj aquel tan maravilloso! Debajo del cuadrante, en el sitio del balancín, una mariposa dorada giraba de derecha a izquierda. Entre las dos columnas de alabastro, mostrábase un verdadero jardín con un castillo vasco, un surtidor, unos tulipanes rojos y un prado verde obscuro; en el jardín campeaba un caballero español, cubierto con una gorra con plumas y que, guitarra en mano, fijaba su mirada ardiente en las cerradas ventanas del castillo. Cuando el reloj sonaba, una señora diminuta aparecía y se agitaba mecánicamente. El caballero rascaba su guitarra, el cristal ondulado comenzaba a dar vueltas y brotaba una admirable melodía antigua. Yo contemplaba emocionado aquella obra maestra.
     Pero me olvido hablar de Vitza.
Un día, la abuela me dijo que la pobrecita iba muy mal. “Bueno -pensé yo-, eso quiere decir que le dan muchos bombones”.
    Por la tarde la doncella vino a nuestra casa, para decirnos que iba en busca de medicinas y que Vitza me rogaba que le prestase mi húsar.
    -¿Quiere mi húsar… mi húsar? -balbucí yo-. ¿Dónde lo he puesto? Voy a buscarlo.
    Ignoro qué demonio perverso me empujó, pero entré en el cuarto, oculté mi húsar bajo la chaqueta y, franqueando la verja, me escapé por el campo. No me creí seguro en tanto no estuve lejos, completamente solo, bajo los sauces. Durante largo tiempo anduve errante por las orillas del arroyo. ¡Oh, aquella Vitza! ¡No se conformaba con no ir al colegio y estar comiendo bombones todo el día, sino que, además, quería el húsar!
    Como se iba haciendo de noche, comenzó a inquietarme la soledad. Los viejos sauces carcomidos parecíanme a veces siluetas de hombres en la penumbra.
    Cuando llegué a casa con mi húsar bajo el brazo, mi abuela estaba sentada en el patio, silenciosa y consternada. Por encima de los árboles del patio revoloteaban los murciélagos.
    La luna se alzaba entre las torres de la iglesia, cuyas arcadas góticas y los extraños adornos se bañaban en su mágica claridad.
    En un cuartel próximo tocaban la retreta, y sus sones me pusieron triste.
“Quizá -pensé- habría sido conveniente enviarle el húsar de cuero a Vitza”.
    Aquella noche tuve un sueño muy extraño. Yo me paseaba por el jardín del reloj de música; encima de mi cabeza la mariposa continuaba revoloteando, el surtidor corría, la música sonaba, pero el caballero que tocaba la guitarra era mi húsar de cuero y por la ventana del castillo mi hermana Vitza le hacía señas con la cabeza.
    Me desperté sobresaltado y salté fuera de la cama… En el cuarto la vela seguía ardiendo.
    -¿Abuela?
-¿Qué quieres, hijo mío?
-El húsar… el húsar…; debiera habérselo dado a Vitza, ¿verdad?
    La abuela me abrazó tiernamente y, dominando sus lágrimas, dijo:
    -Vitza se ha ido al cielo, niño; Vitza se ha convertido en un ángel.
   En este punto de borran mis recuerdos. No puedo precisar lo que sentí, y únicamente me acuerdo de que horas después me encontraba en casa de mis padres. El patio estaba lleno de gentes extrañas que cuchicheaban mirando curiosamente el pequeño féretro de cobre alargado delante de nosotros. Al perfume de los tilos en flor mezclábanse el olor de cirios, el sacerdote rezaba en voz baja y se escuchaba el arrullo de unos pinchones amodorrados bajo el alero. Miraba yo la cinta negra cosida a mi sombrero de paja, que mordisqueaba entre los dientes, y lloraba porque veía llorar a mi madre. Estaba mortalmente pálida y, de tiempo en tiempo, un gemido salía de su pecho; entonces apretaba convulsivamente mi mano, y yo creía que el mundo se iba a hundir en un abismo.
    Cuando al día siguiente nos sentamos a la mesa quedó vacío un sitio. Mi padre rechazó su plato con un gesto de abatimiento, y mi madre clavó sus ojos en el puesto vacío.
    -Pobrecita mía -dijo ella temblando-; durante sus últimos momentos, ya no me reconocía, y en su delirio sólo hablaba de un húsar…
    Entonces la cuchara se me cayó de la mano. Me di cuenta de que, en efecto, debí dar a Vitza el húsar.
    Y he aquí que ahora, después de veinte años, el húsar de cuero, a quien la pobre Vitza permaneció fiel hasta el momento de su muerte, se alza todavía ante mí.
   No soy de los que tienen ya arreglada su cuenta con la vida; pero de buena gana daría todo cuanto todavía puedo esperar del porvenir, por poder encontrarme una vez más cara a cara con Vitza y darle el húsar, diciéndole:
-¡Toma, Vitza mía! ¡Te lo doy, y ya es tuyo para siempre!

lunes, 15 de diciembre de 2014

UNA CARTA PARA USTEDES, TERCER AÑO

Queridos chicos:

Hemos llegado al final de un ciclo, recorrimos juntos Primero, Segundo y Tercer año. Como profesora me siento satisfecha por los logros de ustedes y siento que han adquirido algunas herramientas para seguir transitando este tramo que les queda de la secundaria. Estos aprendizajes quizás les ayuden en sus estudios universitarios (para aquellos que hagan una carrera superior) o para desenvolverse en la vida cotidiana, cualquiera sea el lugar que ocupen en la sociedad.

Siento un gran afecto por todos ustedes porque, creo, que nuestra relación se cimentó siempre en el respeto a pesar de algunos desacuerdos o “enojos” de mi parte, porque no hacían alguna tarea, y  por parte de ustedes por alguna nota que no consideraban justa, o porque teníamos ideas distintas en algunos temas.


Creo enormemente en el potencial que tienen como estudiantes y como personas, quizás por eso he sido exigente en el trabajo diario: exigencia hacia ustedes y hacia mí como profesora. Cada clase ha sido un desafío e intenté acercarles nuevas herramientas para aprender, entusiasmarlos por la literatura, por la escritura, por el uso adecuado del idioma, por la ortografía. Tantas horas de lecturas, tantos libros compartidos desde Primer Año, tantos borradores, reescrituras, entregas, devoluciones, etc, etc, etc.  Tantas veces dichas las palabras: “abran el blog”, “participen” “miren lo que hicieron los otros chicos”…

Gracias por todas las cosas hermosas que hicieron y que quedaron plasmadas en el blog del curso, eso demuestra lo creativo y entusiastas que son cuando se lo proponen.  Gracias por los cuentos que escribieron que, en algunos casos me hicieron saltar algunas lágrimas…Gracias por los enlaces que algunos compartían conmigo, gracias por las lecturas que me sugirieron , gracias en fin, por todo lo que yo aprendí de ustedes.

Deseo mis queridos chicos que sean,  en la medida de lo posible, felices y que la vida sea buena con ustedes.  Mi etapa como profesora del grupo, ha culminado. Me llevo lo mejor de cada uno y  los despido con un beso a todos y un  ¡ hasta siempre!
Profe Piqui


SUS CUENTOS...
P/D:

En la última entrada del blog les dejaré  un cuento que creo, se los leí en primer año. Se llama “El Húsar” ,  me lo leía mi papá cuando yo era chica. Este cuento lo llevo en mi corazón, por muchas razones y fue mi entrada al fantástico mundo de la lectura.



LA BIBLIOTECA Y EL AULA: UN ESPACIO COMPARTIDO

¡GRACIAS CRISTINA POR TU TRABAJO EN LA BIBLIOTECA!


Cristy, nuestra bibliotecaria, nos acompañó todo el año: organizando los libros, aconsejando lecturas, abriendo su espacio cada vez que lo necesitábamos para grabar, leer, ver una película.
Ella filmó nuestros vídeos y tuvo una enorme paciencia cada vez que había que "cortar" porque no salía lo que teníamos que decir, nos reíamos, nos equivocábamos. Con su camarita recorrió el aula, el patio, la sala de proyecciones, la biblioteca.


LOS AFICHES PARA PROMOVER CONCURSOS


LOS INFALTABLES CARTELES O HISTORIETAS EN TODOS LOS ESTANTES


NUEVAMENTE GRACIAS!!! PRIMERO, SEGUNDO Y TERCER AÑO DEL J.M.J

CUANDO DE OPINAR Y ARGUMENTAR SE TRATA...

A pesar del calor y del cansancio, los últimos días de clase fueron intensos. Empezamos con la  lectura de textos de opinión y aprendimos acerca de la estructura argumentativa. Leímos y debatimos una Nota Editorial que apareció en el diario provincial "La Voz del Interior".

El artículo se titula "La docencia ética en el ámbito familia". En este texto el autor plantea su punto de partida diciendo: "El saneamiento de la vida argentina debe comenzar por una revalorización de la familia como laboratorio de la sociedad" A partir de allí, inicia la demostración con argumentos que incluye, entre otros, citas de autoridad.

En la clase debatimos, opinamos, acordamos o no con el autor. La lectura de este texto fue un buen cierre para este año que está por concluir.

Lucía Grivel buscó un vídeo muy interesante que se relaciona con la función docente que ejerce la familia en la formación de hábitos y valores.



NO SOLO ESCRIBIMOS...TAMBIÉN LES PUSIMOS VOZ A NUESTROS CUENTOS...

1.-Ya estamos terminando el año y con él,  la presentación de los últimos cuentos narrados por los chicos. Fue un tiempo de mucho trabajo: lecturas, escrituras, filmaciones y la edición de los vídeos. En esta entrada del blog presentamos los cuentos que aún no estaban listos para publicar.
¡Felicitaciones a Tercero "A" y "B" por sus producciones y felicitaciones también, a quienes las compartieron  a través del vídeo. Es una excelente herramienta que nos permite disfrutar a todos (escuela, aula, familia,comunidad) de los textos que escribieron.  
En el marco del Proyecto "Leer la guerra para construir la paz", dos historias más: 


"UNA HISTORIA DIFERENTE"  

ESCRITA Y NARRADA POR JOSÉ HERRERA
  
Este cuento tiene un sentido especial para nosotros, los argentinos, ya que se basa en la Guerra de Malvinas. ¡Conmovedora historia José!



2.-Celina Cabrera y Vale Chiapero, nos hacen volar más lejos en el tiempo y en el espacio ya que eligieron, como contexto histórico para su narración, la guerra entre India y Paquistán.
Celina narra los hechos reales del conflicto, mientras que Vale nos cuenta su atrapante historia...


"EN BUSCA DE UNA NUEVA VIDA"

ESCRITA Y NARRADA POR CELINA CABRERA Y VALENTINA CHIAPERO




lunes, 1 de diciembre de 2014

ESCRITORES ARGENTINOS: ANA MARÍA SHUA.

NUESTRAS ÚLTIMAS LECTURAS DEL AÑO:
" EL ÚLTIMO GOLEM"

Ana María Shua es una escritora argentina. Su verdadero nombre es Ana María Schoua.
"A los seis años alguien me puso en las manos un libro con un caballo en la tapa. Esa misma noche yo fui ese caballo. Al día siguiente ninguna otra cosa me interesaba..."
En la biblioteca del colegio hay algunos libros de Ana María Shua, por si les interesa leer en el verano.Este es el enlace para conocer algo más sobre esta escritora argentina. :http://bpcd- shua.blogspot.com.ar/

viernes, 28 de noviembre de 2014

TODOS APORTAMOS ALGO...

En esta última parte del año nos hemos entusiasmado con el Género Policial. Varios han aportado con comentarios, vídeos, artículos de diarios. Este es el aporte de Gina:


CLASIFICACIÓN DE LOS CUENTOS POLICIALES






Policial inglés, clásico o de enigma

  • El delito está separado de su motivación social.
  •           El detective es un defensor de la ley que investiga por amor a la verdad y colabora con la policía.
  •           El detective es un razonador puro.
  •            Se evita todo tipo de violencia.

  •           El delito pone de manifiesto un problema social.
  •  El detective es un profesional  que trabaja por una paga  y que no tiene buenas relaciones con la policía.         Si es necesario, el detective apela a la violencia  o a métodos poco lícitos para hallar al culpable.
  •  Son frecuentes la violencia física y verbal, así como el derramamiento de sangre.




miércoles, 26 de noviembre de 2014

TODOS APORTAMOS ALGO...

Agustín nos aporta sobre el género policial con este interesante video:  "... está explicado por Elsa Drucaroff , una profesora en ciencias sociales de la Universidad de Buenos Aires , ademas de ser una critica literaria en la parte de filosofía y literatura de la misma universidad" (Agustín Rossa Olsen)



Por su parte, Nazareno Malpassi nos dice: Muy bueno el enlace. Encontré un vídeo donde se explica bien lo que es un cuento policial, sus características, como se encuentra escrito, etc. También describe que los cuentos policiales se pueden dividir en dos tipos: -Policial Clásico -Policial Negro. Además nombra escritores argentinos destacados en el género policial como : Borgues, Groussac, Preyrou, etc. con sus cuentos mas destacados"




GRACIAS CHICOS POR SUS APORTES!!!

martes, 25 de noviembre de 2014

APRENDEMOS NUEVAS HERRAMIENTAS: Cmap Tools

Durante todo el año hemos aprendido algunas estrategias para sistematizar la información: esquema secuencial; esquema de contenido, gráficos para establecer relaciones causa-efecto, Cuadro sinóptico, esquema comparativo, etc. Las TIC, nos ofrecen posibilidades de agilizar la realización de dichos esquemas. En este mes aprendimos a usar Cmap Tools.
Como empezamos con el género literario"Cuento Realista", hicimos un mapa conceptual para organizar las características de este movimiento importante dentro de la literatura. Para ello utilizamos esta nueva herramienta de aprendizaje.  
Como ejemplo, el mapa conceptual de Mili Coria:



EL CUENTO POLICIAL

"El género  policial surgió a mediados del siglo XIX, con el crecimiento de las ciudades. El primer detective del género, Auguste Dupin, se encuentra en las páginas de los relatos como "La carta robada" o "Los crímenes de la calle Morgue, de Edgar Allan Poe"


En estos días leímos: "El gato negro" y "La máscara de la Muerte Roja" de Poe.
Dentro de este género, nos adentramos en la misteriosa vida  de Clarence Wembly en la cárcel a través de "La pregunta" de Charles Lenart: "...Más de uno se lo hubiera preguntado. Pero Clarence, por toda respuesta, se había limitado a sonreír. Guardaba celosamente su secreto. Nunca lo comunicaría a nadie()...
-No lamento haber confesado que la asesiné. Pero a veces me pregunto: ¿quién la asesino?" 
También, entramos a la casa de la Señora  Spenlow, quien aparentemente había olvidado la visita de la Señoria Politt, su modista...
En "El crimen de la cinta métrica" de Agatha Christie tuvimos que seguir las pistas e interpretarlas para saber quién fue el asesino de un crimen perfecto...(o casi)
Para seguir leyendo novelas o cuentos policiales, Joaquín Cavallone nos pasa un enlace muy interesante:

martes, 18 de noviembre de 2014

LA NOCHE DE LOS TIEMPOS: UN LIBRO RECOMENDADO

Agustín Rosa Olssen, de tercer año "a", nos recomienda el libro "la noche de los tiempos". Esta obra se encuentra entre los 30 favoritos de lectores y autores, según una encuesta del diario "el país"
Su autor, Antonio Muñoz Molina, ganó el premio Príncipe de Asturias de las letras 2013.


lunes, 17 de noviembre de 2014

COMPARTIMOS LECTURAS, ESCRITURAS Y VIDEOS

Nazareno Malpassi encontró este video sobre el muro de Berlín y lo comparte con nosotros. Es muy interesante e ilustrativo.
Gracias Nazareno por tu aporte.


ESCRIBIMOS CUENTOS...

Luego de leer los cuentos de guerra, nos pusimos a escribir relatos con esta temática. El trabajo consistió en elegir  un conflicto bélico que se haya dado en el siglo XX e investigar sobre el contexto histórico y geográfico en que se desarrolló.
La pre-escritura consistió, precisamente, en esta búsqueda. Luego pensamos en una historia de ficción en un escenario real...
Juliana Ortega nos comparte su historia...


CUENTOS DE GUERRA...RESEÑA DE LA HABITACIÓN DE ARRIBA

Lucía y Laura nos cuentan su experiencia de lectura con el relato autobiográfico: "La habitación de arriba" de Johana Reiss.

DEL ROMANTICISMO DEL SIGLO XIX AL ADOLESCENTE DEL SIGLO XXI

El blog es un espacio que nos permite "vernos", "leernos", "escucharnos". A través de él, podemos compartir lo que hace cada grupo (Tercero A y Tercero B)

Más Rimas de Becquer, interpretadas con una mirada "adolescente".

  . video

video

video


video
FELICITACIONES CHICOS POR LOS VÍDEOS Y LAS INTERPRETACIONES QUE HICIERON DE LOS POEMAS DE BÉCQUER.

martes, 11 de noviembre de 2014

SUGERIMOS ALGUNOS LIBROS DURANTE EL AÑO...

Cande Menichetti escribió una reseña sobre "La habitación de arriba", el relato autobiográfico que leímos en el marco del proyecto "Leer la guerra para construir la paz".

Título: “La habitacion de arriba”
Autor: Johanna Reiss
Editorial: Espasa Calpe
Año en que se publicó: Abril de 1987
Género: Literario

"La habitación de arriba" está narrada durante la segunda guerra mundial. Contada en primera persona por la autora Johanna Reiss quien aparece en la novela como Annie.
Esta novela es un relato autobiográfico, está organizado en capítulos a medida de que fueron sucediendo los hechos.
La historia comienza cuando Hitler invade Alemania motivado por  los judíos de haber perdido la primera guerra mundial y quería obtener una raza perfecta. En consecuencia, los sometían a la esclavitud en  los campos de concentración y allí los mataban.
En la historia se observa que estos acontecimientos afectaban a la familia de Annie ya que eran judíos. Los alemanes  les avisaban a través de carteles que actividades podían realizar y cuales no  “En la primavera de 1941 empezaron a poner muchos avisos en el árbol, no podíamos alquilar habitaciones en los hoteles (…)” (Página 26) “En el camino hacia el colegio empecé a fijarme en unos carteles que decían: Joden Verboden (Prohibido a los judíos) “ (Página 28)
Otra forma de comunicar era a través de la radio, el padre de Annie “ (…) Colocaba la cara cerca del aparato, inclinado hacia adelante, con las piernas separadas y los brazos apoyados en las rodillas. Escuchaba con mucha atención” (Pág. 15)
Sini y Annie –personajes principales de esta angustiante historia- deben abandonar su casa e ir con una familia que desea resguardarlas durante la guerra, los Hannink. Allí deben esconderse de los alemanes, entonces las ubican en una habitación que se encuentra en el segundo piso de la vivienda.
Con el paso del tiempo los alemanes empezaron a sospechar e inspeccionar las casas. Por este motivo deben trasladarse de la vivienda de los Hannink a la de los Oosterveld donde allí pasan hasta que finalizó la guerra.
“(…) el señor Hannink dijo que ya sospechaban de é(…) mas vale que os marchéis una temporada(…)” (página 70)
Los Oosterveld deben preparale un escondite secreto porque los nazi seguían controlando viviendas. En oportunidades las chicas se escondían detrás de un ropero donde el espacio era muy reducido “Sini entro primero. Metió la cabeza, después los hombros y a continuación el resto del cuerpo, se hizo a un lado y me dejo la entrada libre (…) Aquel escondite también estaba oscuro como la boca de un lobo” (página 94)
Al pasar los años las niñas vivían prácticamente en esa habitación, sufriendo al no poder salir. Por este motivo a Annie le costaba caminar “(…) No podía moverme, me dolían las piernas terriblemente” (página 192).
Finalmente con la llegada de los canadienses la guerra finalizó y las personas que fueron llevadas a los campos de exterminio fueron liberadas.

Esta triste historia demuestra como las personas sufrían por ser judías y eran discriminados prohibiéndole muchas cosas. La novela produce un gran impacto al lector, porque te ubica en la situación de la guerra dejando una gran reflexión.

viernes, 7 de noviembre de 2014

EL MURO DE BERLÍN: 25 AÑOS DE SU CAÍDA

El 9 de noviembre se cumplirá el vigésimo quinto aniversario de la caída del muro de Berlín.
Se acuerdan de la novela de Klaus Kordon que leímos?: La historia de dos chicos que viven a ambos lados del Muro y que se conocen a través del  mensaje que envían en una botella. En ese momento, habíamos hablado de los distintos muros que separan a la humanidad: diferencias religiosas, étnicas, sociales... En el Foro que hicimos el día viernes 6, se expusieron y debatieron estas realidades que amenazan la paz de la humanidad.
En este vídeo, van a escuchar los testimonios de alemanes que vivieron ese glorioso 9 de noviembre y ver imágenes de la caída del muro de Berlín.  


La noche que recuerdan todos los alemanes

Siete testimonios de la caída del Muro desde ambos lados de la frontera que dividió Alemania

Archivado en: